¿Cultura de moda?

El cuerpo inventado, o las exposiciones inventadas para rascar subvenciones

El otro día visité la exposición de moda El Cuerpo Inventado, donde pueden verse un total de 78 vestidos y trajes, veinte de ellos icónicos, que proceden de distintos museos y colecciones privadas, y se enmarca en la agenda de  Madrid capital de moda,  iniciativa del Ayuntamiento de Madrid, que subvenciona actividades que sacan la moda a la calle para que Madrid sea un destino atractivo en el que pasen cosas para potenciar el turismo de compras.

El Cuerpo Inventado es un cadáver exquisito de las cuatro empresas de turno que son las que rascan todas las subvenciones de moda de España, dejando la cultura de moda a un nivel de chonismo monumental.

Hay algunas exposiciones que me motivan más que otras, pero la exposición de moda, El Cuerpo Inventado, me ha servido como motivación para volver a escribir.  Desde que avanzo en la vida adulta, me ha surgido una imperiosa necesidad de opinar y escribir lo que pienso más allá de convenciones sociales, y aumenta un irrefrenable impulso de crítica, no siempre constructiva. Por ello y sin ánimo ofender a nadie, sino simplemente poder expresar mi opinión…

Con disculpas, la cultura de moda se va a la m*****

La exposición El Cuerpo Inventado se desarrolla bajo un hilo conductor inventado, incongruente y falso, casi sacado de la Wikipedia o de Fashion for Dummies. Como si fuera poco no les ha valido con un hilo conductor (el cambio de las siluetas) este es un proyecto de curaduría ambicioso que superpone dos discursos (la relación entre los vestidos y quien los porta).

Una decisión muy atrevida para el nivel cultural de quienes han ideado y organizado esta exposición. Los comisarios de la misma se atreven a decir que han pensado esta exposición para dos niveles de lectura, un hilo conductor más elevado (inexistente) y otro democrático (100%).

….”Esto nos ha permitido jugar con dos niveles de lectura: uno más elevado, pensado para la gente que sabe de moda y otro más democrático, dirigido a las personas que solo desean observar un look icónico  o recrearse ante referentes…. ” nos aclaran los comisarios de la exposición de moda.

Hilo conductor elevado: Los cambios en las siluetas femeninas han ido evolucionando, o involucionando de acuerdo al papel social de la mujer dentro de una época, lugar y contexto determinado. Nada tiene que ver con la liberación de la mujer sino todo lo contrario.

En las siluetas se refleja la historia de cada ciudad, de cada momento o simplemente la filosofía de cada diseñador y no siempre tienen que ver con la contraposición de las modas planteadas en Europa o épocas anteriores.

Muchos modistos eran técnicos de la costura y distaban de ser filósofos entendidos de arte y cultura. En muchas ocasiones elevamos a los modistos a un nivel cultural muy por encima de sus posibilidades.

Esta exposición es un sin sentido, un discurso inventado en torno a las piezas que han podido conseguir entre sus socios y amigos para entretener a la mass media un domingo de lluvia después de tomar en té en el Centro Comercial donde se ubica.

El hilo conductor democrático: recoge el papel de célebres mujeres que han consolidado los diferentes cánones estéticos de la moda como Madonna, Rita Hayworth, Audrey Hepburn, Sophia Loren, Lady Gaga. El panorama español está representado por personalidades como S.M. Doña Letizia, Silvia Abascal, Marujita Díaz, Esperanza Aguirre y Penélope Cruz.

La pena es que lo mismo dá la relación entre modistos y actrices de los años 50 y la relación comercial y publicitaria actual. El mejor ejemplo es el vestido infiltrado de H&M que vistió Penélope Cruz, (supongo que ella tenía buenos motivos para llevarlo), lo que no encuentro motivo ninguno es para que esté conviviendo en una exposición de modistos de moda internacional. Esto es un negocio privado entre la actriz y la empresa que nada tiene que ver con la relación de YSL y Audrey o Madonna y Gaultier.(atención a la luz angelical del maniquí de detrás)

Otro ejemplo del nivel democrático es el fantástico trabajo de elementos visuales y composición estética de David Delfín para la reina Letizia, que se encuentra mal catalogado en la sección de silueta tubular (de las griegas a la modernidad). Supongo que se les hizo un lío al mezclar el hilo conductor de nivel más alto con el masivo.

Respecto a la disposición de las piezas diré que un vestido de alta costura  tiene tres dimensiones. Si hablamos que el hilo conductor es la silueta y una silueta tiene tres dimensiones, entonces para entenderla necesito ver el patronaje, las costuras, los detalles constructivos y entender cómo se ha logrado llegar a esa silueta. Para un nivel más elevado de entendimiento de la indumentaria, es imprescindible comprender que las prendas han de poder verse por delante, detrás y sus laterales.

Tampoco aportan los leds de Stars Wars que irrumpen la visión con una estética que nada tiene que ver con el discurso  que pretende evocar al 100 aniversario de la segunda guerra mundial. Que la fuerza te acompañe!!!!

Nada que decir de la proyección de este figurín que se exhibe al lado de un Mc Queen en la sección de la silueta anatómica y de un Thierry Mugler en la sección, la tiranía de lo visible.

Por suerte la tipografía de los textos es ilegible porque confunden lo que es un tubular, la industria textil o la industria de la moda. 

En resumen y en mi opinión, la exposición El Cuerpo Inventado es un destrozo a la cultura de la moda. Por suerte se ve compensado si eres capaz de abstraerte y observar de manera independiente al guión las piezas icónicas del mundo de la moda.

Totalmente de acuerdo con la opinión de Lorenzo Caprile en el País, acerca de las exposiciones de moda en los museos. La moda en los museos.

Reflexionemos sobre el significado real de Cultura de Moda.

Gisela Fortuna

Directora CREAMODITE.